Hermandad de Jesús Nazareno (Loja)

De Granadapedia
Saltar a: navegación, buscar
«Nuestro Padre de Jesús Nazareno», en su trono procesional.

Venerable Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y San Juan Evangelista de Loja.

Historia

Sus orígenes se remontan al año 1619, según actas de constitución de 1794 en las que el arzobispo de Granada don Felipe de Tarsis hace constar “que la creación de la misma se origino en el Mesón de Arroyo o Barrio de Santo Domingo” en lo que hoy es la entrada a la ciudad por la carretera antigua de Málaga.

En dichas actas se constata que la hermandad se trasladó a la Ermita de San Roque, ubicada en la zona alta de la ciudad, desde donde saldría en procesión cada Viernes Santo por la mañana, hecho que se repetirá hasta finalizar las obras de construcción de la nueva ermita de Jesús Nazareno que se realizaban desde 1695.

El 27 de septiembre de 1705 se inauguró la ermita de Jesús trasladándose la venerada imagen desde San Roque a la del Mesón de Arroyo, al tiempo que se unía a esta la cofradía de la Crianza de los Niños Expósitos. Pronto se nota el gran arraigo que toma esta imagen en Loja, teniendo en cuenta que la construcción de la ermita, así como de la creación del retablo de formas barrocas, se sufragan por los lojeños con festejos de carácter taurino (1715).

El fervor por Jesús Nazareno, llamado cariñosamente “El Abuelo” -se comentaba que con el paso de años su rostro envejecía-, no pasa desapercibido para el arzobispo de Granada que el 6 de mayo de 1825 organiza una procesión para rezar por la larga sequía que mata las cosechas de los campos, concediendo posteriormente el Arzobispo 200 días de indulgencia a todos los cofrades asistente. Datos que nos llegan del libro de Actas de 1925 donde también se acuerda repartir un manifiesto al pueblo cuyo texto literal es el siguiente:

"Lojeños, por iniciativa de nuestro digno prelado eminentísimo Sr. Cardenal Arzobispo de esta Archidiócesis y para implorar de Nuestro Padre Jesús Nazareno remedio a la larga sequía que diezma las cosechas de estos campos, hoy a las seis de la tarde será sacado en solemne procesión su imagen que tanto veneramos.

Sabe está hermandad, que todo el pueblo de Loja acudirá a rendir homenaje a nuestro Abuelo seguro de que conseguirás de su misericordia divina lo que le suplican y por esta circular quedan todos invitados a acto tan solemne y espera que los vecinos del itinerario engalanen su fachada.

Lojeños ¡Viva Jesús Nazareno!"

Otra muestra de fe de su pueblo hacia la imagen llega de los inventarios de la Hermandad, de 1870 y 1900, donde se aprecia como se pasa de 739 milagros de plata a 2025 de plata y uno de oro.

Pero ese mismo pueblo lo llevó todo en 1936 al fuego, destruyendo junto con la imagen, cuadros, retablos, joyas, exvotos, vestimentas y demás enseres, quedando todo arruinado a las puertas de su capilla.

El 10 de diciembre de 1939, el presidente de la Hermandad encarga en los talleres del escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci la realización de la actual imagen del Nazareno que sustituye a la anterior, creando con ella la misma exaltación de cariño que se tenía por "el Abuelo"; prueba de ello es la gran expectación que el Viernes Santo 3 de abril de 1942 se generó para ver a Jesús, y quedando claro en las tasas de “los pediores” que recaudaran la importante cifra de aquella época, de 4500 pesetas.

También hacen especial a esta cofradía las diferentes concordias que la forman: Apóstoles, que cubren sus caras con unos rostrillos donde llevan escrito el nombre de cada uno de ellos: acompañan a Jesús en su recorrido e intervenían en el acto del lavatorio de pies de la homilía del Jueves Santo; armaos o guardia romana con su tambor al frente (Tio Puche-Puche) que se encargan de acompañar a los Apóstoles al lavatorio y de escoltar el Viernes al Nazareno; "pediores" provistos de taza de plata con las insignias de la hermandad que pasan entre la gente que ve las procesiones, solicitando por medio de un pregón semicantado la aportación de lojeños y visitantes; o incensarios creados en 1976, son una referencia en la Semana Santa lojeña, que con sus movimientos, cantos y atuendo inciensan a las imágenes durante su recorrido.

Titulares

La talla de Nuestro Padre Jesús Nazareno fue creada en la calle de San Vicente, en el taller del célebre escultor sevillano Antonio Castillo Lastrucci en 1939 a petición del presidente de la hermanad, según consta en contrato firmado por ambos con las siguientes peculiaridades:

“Imagen tallada en cedro…,la corona de espino bastante mas delgada que la de Jesús del Gran Poder,…,La patina del rostro, manos y pies del trono del Cristo del amor de la Iglesia del Salvador..” con un coste total de 5000 pesetas pagadas en dos plazos. La imagen sería vista por los lojeños el 3 de abril de 1942.

En el año 1990 fue restaurada por José Luis Barrios Fernández y Emilia García Carrera en la propia Ermita de Jesús, pero en el 2000 la Junta de Gobierno se vio abocada a una nueva restauración ante el deterioro presentado por la imagen en tronco y pies y ennegrecimiento en uno de los pómulos del rostro. Ante esta situación la miembros de la junta de gobierno deciden trasladarla a Sevilla en enero del 2001 para su restauración.

La imagen pose una túnica bordada en oro que data de 1880, restaurada por Emilia García Carrera en 1990, la misma que tenia "el Abuelo" y que sobrevivió a la quema del 36.

La talla de San Juan Evangelista fue destruida en la Guerra Civil. Tras el encargo al artista sevillano, la imagen de San Juan procesiona el Viernes Santo por las calles lojeñas después de 75 años.

En la Semana Santa de Andalucía Oriental era frecuente que las imágenes de San Juan procesionasen en solitario, sobre andas propias entre el titular cristífero y la Dolorosa, simbolizando así la indicación que el apóstol da a María sobre el camino tomado por Jesús hacia el Monte Calvario, costumbre que se ha perdido en los últimos años.

La nueva creación de Juan Ventura, itinerante, de vestir, con expresivo rostro de ojos azules y calzado hebreo, sigue el modelo de la primitiva. Los dedos recogidos de su mano izquierda apuntan que portará una palma rizada, mientras que la derecha señala la Vía Dolorosa por la camina el Nazareno. Durante la realización de esta obra, Juan Ventura llevó a cabo una pequeña restauración en la imagen del Nazareno de Loja. Dicha intervención ha consistido en la sustitución de los brazos articulados por unos nuevos realizados también en cedro y con el mejorado sistema de bola, y en la consolidación de la unión de los pies de la figura a su peana.

Residencia canónica

La ermita de Jesús Nazareno, de estilo barroco, está situada en el barrio del Mesón de Arroyo y estaba a espaldas del desaparecido Convento de Santa Cruz (luego Asilo de San Ramón y San Fernando).

Estación de Penitencia

Procesiona desde su ermita el Viernes Santo a las 10,15 horas.

Bibliografía

Principales editores del artículo

Valora este artículo

0.0/5 (0 votos)