Hermandad de Jesús Nazareno (Guadix)

De Granadapedia
Saltar a: navegación, buscar
«[[Escudo de la hermandad]]»

Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno "El Llavero" y Nuestra Señora de la Consolación, Madre de la Iglesia, de Guadix.

Historia

Las referencias más antiguas a la devoción de Jesús Nazareno en Guadix, se remontan al último tercio del siglo XVI, en la ermita de San Sebastián, como atestiguan varios documentos e inventarios de la misma, la cual se encontraba extramuros de la ciudad. La Hermandad de Esclavitud de Jesús Nazareno sería erigida años después en la iglesia parroquial del Señor Santiago en el año de 1625 , siendo Sumo Pontífice Urbano VIII y obispo de la sede accitana, Fray Juan de Araoz y Díaz. Las constituciones de la hermandad fueron aprobadas por el Excmo. y Rvdmo. Sr. Obispo don Juan de Villacé Vozmediano y García el 24 de abril de 1695.


Sus responsables acordaron que se llamaría por siempre "Humildísima Hermandad de Esclavitud de Jesús Nazareno" y que saldría al rayar el alba; sus cofrades irían al desfile con túnica morada y capirote del mismo color, similar al de la túnica del titular, y con un cordón de esparto con nudos en la cintura y otro cordón en el cuello.

En un primer momento estaba prohibido pedir dinero durante los desfiles procesionales. Posteriormente se concedió licencia para que se hiciera por parroquias, y para ello utilizarían "la insignia que pudiera parecer más devota", por lo que las cofradías asentadas en Santiago eligieron la taza e insignia de Jesús Nazareno, que además era la más antigua. Esta insignia o demanda es la relacionada con el Furruñique, pequeña talla en miniatura que sigue utilizando la cofradía para pedir tanto en la Estación Penitencial como en el Quinario de Jesús Nazareno. La imagen y demanda quedaron indemnes en la Guerra Civil, gracias a N.H.D. Julio Fernández Lizana, quien la conservó y restituyó a la hermandad, una vez terminada la contienda civil. En los años 60 del pasado siglo XX, nuestros hermanos don Francisco Hidalgo Rosillo y don Ramón Torrecillas Aguilera, sufragaron la restauración de la pequeña Imagen y la enriquecieron con una nueva túnica de terciopelo bordada en oro a realce por las Monjas Dominicas de Huéscar.

«[[Furruñique]]»

Denominación de “El Llavero”.

La cofradía se denomina "El Llavero" por los acontecimientos ocurridos en el convento de las Clarisas durante la Guerra de la Independencia, año 1810. Según la tradición, cuando las tropas francesas llegan a Guadix y pretenden montar el cuartel general en el convento. "Ante el temor que invadió a estas religiosas..., la Abadesa sor luisa se dirigió a la comunidad diciéndoles: la que tenga valor que me siga, y mirando a la imagen que había sacado al vestíbulo de la puerta central, dijo: Señor, aquí tienes las llaves, guárdanos". Le confiaron las llaves del convento colocándoselas entre sus manos, y abrieron la puerta ante la insistencia de las tropas francesas (...). La presencia de la imagen les hizo retroceder. El general que las mandaba, solicitaba un vaso de agua de la fuente mientras les informaba de sus intenciones para alojar sus tropas en el convento, diciéndoles: "vosotras quedaréis arriba y nosotros abajo", a lo que respondió la abadesa: "nosotras, señor, nos vamos, y ustedes se quedan". Al beber el general el vaso de agua que tenía en sus manos, comenzó a echar espumarajos por la boca, estrellando a su vez el vaso contra la primera columna del patio, al tiempo que retrocedía. Acto seguido comandó de nuevo sus tropas sin detenerse hasta Diezma, donde comentó: "ninguna batalla me ha causado tanto terror como la conventona grande de Guadix." En Cabildo General de Hermanos acaecido en 1980, N.H.D. Antonio Herrera Mesa secretario primero de la Hermandad, propuso la idea de que nuestra Hermandad rememorara la imposición de las llaves en recuerdo de los acontecimientos ocurridos en el Convento de las Clarisas durante la Guerra de la Independencia, en el año de 1810. Así como poner el sobrenombre de “El Llavero” a Jesús Nazareno. El primer hermano que impuso las llaves fue N.H.D. Miguel Ochoa Palenzuela, delegado por el entonces hermano mayor don Juan de Dios Carrillo Jiménez.

«[[Imagen desaparecida]]»

Sucesos acaecidos durante la II República y Guerra Civil Española.

En los años convulsos de la II República ante el escaso número de cofrades y para revitalizar la Hermandad se decide incorporar en la Estación de Penitencia a Jesús Nazareno “El Llavero”, tal y como se recoge en la revista decenal "El Corregidor" en 1934. Hemos de decir que había dos imágenes de Jesús con la cruz a cuestas. Una la de la Hermandad que, según don Eduardo García testigo presencial, era más antigua que la que había en el coro bajo del Convento. En dicho coro bajo estaba la talla denominada “El Llavero” y pertenecía a la comunidad Clarisa. La Guerra Civil también incidiría de forma negativa. Se perdieron para siempre las dos imágenes. La de la Hermandad fue tirada desde su camarín al suelo de la iglesia y fue quemada en una pira en la plaza de Santiago junto con más imágenes, retablos y cuadros. Y la antigua imagen del "Llavero" fue arrojada al patio del convento desde la segunda planta, pudiéndose conservar la túnica que llevaba puesta, que fue bordada en la última década del siglo XIX por la clarisa sor Sacramento Rabaneda, cuyo importe lo había sufragado la devota María Lozano.


Refundación de la hermandad.

Finalizada la contienda civil, un grupo de antiguos hermanos, encabezados por N.H.D. Antonio Ochoa Varón, dirige una carta al cura párroco para poner en marcha la hermandad, recoger los enseres dispersos entre los hermanos y encargar una nueva imagen. Con el visto bueno de la autoridad eclesiástica se procede a la reorganización de la hermandad. Se comienzan a dar los pasos y se encarga una nueva imagen de Jesús Nazareno, ésta fue encargada en Valencia al maestro e imaginero don José Díes López. La imagen fue entregada a la Hermandad a mediados del mes de diciembre de 1949.

La hermandad saldrá a la calle por primera vez en la mañana del Viernes Santo del 24 de marzo de 1951. La imagen de Jesús Nazareno fue portada en las andas de nuestro Patrón San Torcuato. Paulatinamente, la junta de gobierno fue aumentando el ajuar de la cofradía: cruz de guía, faroles, varas de mando y paso procesional que fue realizado por artistas locales, costando 3.500 pesetas de los años 50 del pasado siglo XX.


Gracias a la profunda renovación efectuada en la cofradía se encargó un nuevo paso procesional, en talla de caoba, realizado en Baza por los hijos del maestro Esteban Jiménez. Fue estrenado en 1986, año en que se crea el cuerpo de costaleros a manos de N.H.D. Juan de Dios Carrillo Badillo, dos años más tarde se reforma la capilla que da cobijo a la imagen durante todo el año en la iglesia de Santiago. En el año 1999, este paso es vendido a la Hermandad del nazareno de Dalías (Almería).

Datos de interés.

En julio del año 1997, se comienza los trabajos de la primera restauración de la Sagrada imagen de "El Llavero", en el taller de restauración de CAMBIL Y TRUJILLO, debido al mal estado de la estructura de la misma.

En 1999 se firma con el taller de los Hermanos Caballero de Sevilla la realización de una parihuela y un nuevo paso procesional para Nuestro Padre Jesús Nazareno "El llavero" de estilo neobarroco en madera de Cedro Real dorado en pan de oro. Hasta el año 2001 no se procede a iniciar la fase de talla del paso de Nuestro Padre Jesús Nazareno "El Llavero", en año 2008 se inicia la fase de dorado, siendo dorado también por los Hermanos Caballero.

El 4 de Diciembre de 2004 se bendice la titular mariana de la cofradía bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación, Madre de la Iglesia. El autor de la misma fue el accitano e imaginero don Ángel Torcuato Asenjo Fenoy.

Además del Jueves Santo, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno se procesiona en Vía Crucis el domingo inmediato al día de la Santa Cruz, este acto se abandonó y tras largos años fue retomado por la Hermandad en el año 2009.

La Hermandad realizó una salida Extraordinaria el 17 de Octubre de 2010, dentro de los actos conmemorativos del II Centenario de los sucesos acaecidos en la invasión francesa.

En el año 2012, la banda de CCTT de la Expiración de Huescar (Granada) le dedica una marcha denominada “Al nazareno de Santiago”.

En 2017 se decide realizar unas segunda restauración en profundidad de la talla "El Llavero" debido al mal estado, realizada por el escultor e imaginero sevillano don Mariano Sánchez del Pino.

El 4 de Febrero de 2020 se compra en propiedad los terrenos donde se encuentra situada nuestra Casa de Hermandad haciéndose un punto y seguido de tal importante proyecto.

Titulares

«[[Ntro. Padre Jesús Nazareno "El Llavero"]]»

Nuestro Padre Jesús Nazareno "El Llavero".

La imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno "El Llavero" es una imagen de vestir, tallada en madera policromada, de 1,70 metros de altura, realizada en Valencia en el año 1949 por el maestro escultor don José Díes López.

La imagen cristífera representa a Jesús Nazareno con la Cruz a cuestas camino del Calvario. Se trata de una escultura de talla completa de estilo contemporáneo en la que predomina el realismo, rostro puramente varonil, en donde se perciben los pómulos ligeramente resaltados, sangre y heridas y con un dramatismo acentuado gracias a la tosca corona de espinas.

Su cuerpo describe una suave curvatura, mientras que su cabeza se ladea ligeramente hacia la derecha e inclinándose dulcemente. La Cruz la porta sobre su hombro izquierdo, con una notable zancada, donde deja caer el peso del madero sobre su pierna y pie izquierdo, flexionando la rodilla. Así también, cabe destacar un rasgo en el estudio psicológico de la imagen, Cristo parece estar ajeno a todo cuanto le rodea, consiguiendo así, una perfecta sintonía entre el dolor y la belleza.

«[[Ntra. Sra. de la Consolación, Madre de la Iglesia]]»

Nuestra Señora de la Consolación, Madre de la Iglesia.

El 4 de diciembre de 2004 se incorporaba a esta Hermandad la talla de Nuestra Señora de la Consolación, Madre de la Iglesia. Realizada por el escultor e imaginero accitano don Ángel Torcuato Asenjo Fenoy. Aunque desde antaño ya se existía la advocación de Consolación, nada tiene que ver con el nombre de la actual talla mariana, pues este se debe en honor a una joven adolescente, llamada por este nombre, que fue llamada por el Señor a una temprana edad.

Imagen Dolorosa de candelero de tamaño natural realizada en madera de cedro real policromada. Talla de atemperada serenidad en equilibrio con una expresión angustiada, hacen de esta imagen de una belleza singular. Posee fracciones jóvenes, rostro de una dulce y aniñada expresividad por el que recorren cinco lágrimas por sus mejillas, y boca entreabierta que recrea fracciones como el entrecejo y nariz, las cuáles nos recuerdan a ciertos rasgos que Ruíz del Peral dotaba a sus imágenes.

Como detalle, en su mano derecha suele llevar un barco y unas llaves en miniatura. La tradición de llevar el barco procede desde que Rodrigo de Salinas donó uno a la patrona de Utrera, Nuestra Señora de la Consolación, en el año 1579, desde entonces los marinos se encomendarían a esta imagen antes de partir hacia América, y unas llaves en haciendo referencia a la simbología de nuestra Hermandad y en honor a los acontecimientos acaecidos durante la Guerra de Independencia a principios del siglo XIX.

Residencia canónica

Tiene su sede en la iglesia parroquial de Santiago. Construida en la primera mitad del siglo XVI, bajo el patrocinio de Gaspar de Ávalos, obispo que fue de Guadix y arzobispo y cardenal en Granada y Santiago. Parece ser que en algún momento de la construcción intervino Diego de Siloé.

Estación de penitencia

Con salida desde Santiago el Jueves Santo a las 21,00 horas, sus cofrades visten túnica y capuchón morado, cíngulo y botonadura amarillos. Quizá el momento mas emotivo, además de la salida, sea cuando el Nazareno se dirige al convento para recoger las llaves que son entregadas por las monjas al hermano mayor y consiliario, con objeto de depositarlas entre sus manos e iniciar el desfile procesional.


Salida Jueves Santo

Bibliografía

Principales editores del artículo

Valora este artículo

2.6/5 (5 votos)