Historia de Algarinejo

De Granadapedia
Saltar a: navegación, buscar

Algarinejo, pequeño y acogedor municipio con sus anejos de Fuentes de Cesna y La Viña forma parte de la comarca del Poniente Granadino, con una extensión de 92'72 Km2. Limitando con la subbética cordobesa, separa las provincias de Córdoba y Granada, donde a tan solo 22 Km encontramos la localidad de Priego de Córdoba.

Las primeras noticias que tenemos de la Villa de Algarinejo son del Calcolítico del III Milenio según los análisis de los restos arqueológicos recogidos en los yacimientos del Tajo de la Villa Vieja y en Cerro del Almendral. Posteriormente en el siglo XV numerosas batallas se sucedieron en el término municipal, pues como es sabido, estuvo siempre en la frontera del reino nazarí de Granada, siendo finalmente conquistado en 1843. Aunque se tiene constancia de un nuevo enfrentamiento en 1847 por la posesión de Xesna.

En el siglo XVII sería cuando Algarinejo alcanzaría su condición de municipio, concretamente en 1614, cuando Mateo de Lisón y Biedma lo compra por 3200 ducados al Rey Felipe III convirtiendo la localidad en la joya del marquesado. En esta fecha el cortijo de Algarinejo estaba habitado por 117 personas, contando desde 1578 con una iglesia y personajes de importancia como un agualcil, regidor y sacristán. Actualmente y desde 1779, Algarinejo cuenta con una maravillosa e inmesa iglesia edificada según cuenta la leyenda, tras el cumplimiento de una promesa. En fechas posteriores Algarinejo fue de nuevo vendido al nieto de Mateo de Lisón. Durante el último cuarto de siglo XVII hubo una epidemia de peste negra en España, asolando tierras de Murcia y Granada, milagrosamente Algarinejo se libró de la epidemia, aunque inesperadamente hubo alguna que otra muerte en la fecha de 1680 por los varios terremotos que consternaron al municipio, y la sequía. Fue justamente ese año cuando San Dionisio de Areopajita se eligió Patrono, para acompañar a Santa Ana.

Hoy en día Algarinejo se encuentra casi totalmente rodeado de olivos, siendo ésta su actividad económica principal. Sobre la etimología de su nombre son varias las opiniones: según algunos Algarinejo deriva del nombre de un antiguo cortijo llamado Algarín-anejo de Loja; la opinión más generalizada entre los habitantes es que la Villa debe su origen a dos cortijadas inmediatas apellidadas Algarín la una y Nejo la otra. Se piensa también que pueda tener algo de relación con etimología árabe, ya que al-garin significa las cuevas y durante la Reconquista aparece nombrado varias veces una población denominada Las Cuevas; o también debido a Mohamed Ben Al Garín, jefe militar y seños árabe de lo que hoy es Algarinejo.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente2.00/5

2.0/5 (5 votos)