Historia de Iznalloz

De Granadapedia
Saltar a: navegación, buscar

En las estribaciones de sierra Arana está enclavado Iznalloz, en la provincia de Granada. Iznalloz extiende su manto hasta el cerro de la Nava, Dehesas Viejas, Domingo Pérez y al limite de Guadahortuna con su bonito color verde aceituna.

Iznalloz fué ruta de los Nazaríes con paso obligado por el puente romano que al río Cubilla construyeron, dos años antes que Jesucristo naciera, por sus inmediaciones yacimientos arqueológicos y como más importante el hayazgo del Togado de Periate.

Iznalloz tiene el Sotillo un gran parque natural pura naturaleza allí podemos disfrutar, recomendable ir al Sotillo hay buenos restaurantes y podemos pasear bajo pinos centenarios de Ortichuela al Sotillo con aromas de romero y de tomillo.

En su entorno la importante Cueva del Agua que la mira el Peñón de la Giganta, retomamos para entrar por el tajo de la Hoz a la Iglesia del siglo XVI que Diego de Siloé construyó.

La parte antigua del pueblo un laberinto de calles alrededor del Castillo árabe de los almendros en flor.

Iznalloz tiembla de alegría y de emoción cuando el ferrocarril circula por sus entrañas próximo a su corazón.

Iznalloz tiene un famoso aceite Iznaoliva producto de su asombroso olivar, y para recrear el paladar restaurante Venta de los Arcos con más de sesenta años de antigüedad cocinando piernas de cordero en salsa acatucitana que no hay otra igual.

En un lugar previlegiado bajo la mirada de la majestuosa sierra Arana con sus bonitas nevadas, a la vista de grandes campos de olivares y rodeado de pinos ahí tiene Iznalloz el Centro de día para atender a sus mayores.

Iznalloz tiene una ermita lo mejor de esta tierra por guarda en su interior una Virgen pequeñita, que su cara brilla más que la nieve menudita, esta Virgen peregrina por toda la población en su alegre caminar llama a las puertas para saber a donde puede pernoctar, cada noche duerme en un hogar diferente y por donde pasa deja amor y bondad, amor tierno de madre que jamas en la vida podemos olvidar.

Principales editores del artículo

Valora este artículo

  • Actualmente1.88/5

1.9/5 (8 votos)